Branding II: Tipos y ejemplos

branding

¿Qué es el branding?

Hace poco hablábamos de lo que es el branding corporativo y cómo crearlo. Con el paso de los años esta estrategia se ha desarrollado cumpliendo los objetivos y necesidades de las empresas.

Entendemos como Branding la construcción de una marca y su proceso de definición. Esto va más allá que escoger un original nombre y logotipo. Es crear un ecosistema donde lo tangible con lo intangible de la marca estén interconectados con el objetivo de lanzar un mensaje clave.

A continuación os presentamos 7 tipos más que cada vez cogen más fuerza en el mercado, dando  buenos resultados a los que las practican.

Personal Brandign

El personal branding consiste en dar valor a la marca de una persona, es decir, que en este caso no está enfocado a las empresas. En  este proceso se transforma a la persona en un referente, ya sea en una actividad o profesión.

El director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, lo definió de la siguiente manera: “El personal branding es lo que dicen de ti cuando no estás en la sala”.

Según Tom Peters, el primero que habló de este concepto en 1997 en el artículo The Brand Called You para la revista Fast Company, “cada individuo en su relación con los demás deja una huella que depende de la imagen que proyecta y de su comportamiento. Todos tenemos, independientemente de si queremos o no, una marca personal -personal brand- y su gestión es lo que llamamos personal branding.”

El movimiento influencer es el mejor ejemplo de cómo importante es el personal branding, ya que trabajando al detalle su marca personal, muchos han logrado el éxito en redes sociales y algunos hasta convertirse en referentes mundiales.

Country Branding

El country branding se encarga de crear marca a ciudades o países. Es el valor intangible de la reputación de marca de un lugar. Se consigue a través de sus productos o servicios: como el turismo, el deporte, gastronomía, cultura u organismos públicos.

Esta estrategia tiene como objetivo capitalizar la reputación de un país para atraer turistas y nuevas negociaciones. Para ello es importante destacar los elementos que los diferencian de otros lugares.

De la misma manera que las empresas deben adaptarse a los cambios de su entorno, lo mismo pasa con las campañas de branding de los países, teniendo en cuenta los ingresos de años anteriores y el futuro potencial van moldeando su estrategia. 

Branding social

Los expertos se refieren a él como marketing con causa. La estrategia se enfoca en aportar valor a la marca por medio de su compromiso con alguna causa social. Se transmite a través de una misión y unos valores que que lleva a cabo la empresa.

Es muy importante cumplir dicho objetivo, ya que sino la marca pierde toda credibilidad. Para evitar que eso suceda, es importante ser lo más transparente posible, demostrar los resultados obtenidos y mantener una coherencia del mensaje que se transmite a través las acciones. Es decir, una empresa pierde todo su valor cuando dice apoyar, por ejemplo, la causa del maltrato animal, y a su vez su producto no este exento de dicho maltrato. Hay que tener en cuenta que hoy en día es muy fácil la investigación por parte del cliente. Fallar en este aspecto significa el fracaso del branding social. 

Branding emocional

El branding emocional, tal y como indica la palabra, vende emociones. Este tipo de branding ha estado cogiendo mucha fuerza en los últimos años. La competencia, en su gran mayoría de sectores, es muy fuerte, por ello hay que darnos valor añadido,  transmitir y conectar con las emociones aumenta la fidelidad de los clientes con la marca. Por ello, los marketeros insisten en instaurarlo siempre que se pueda en la empresa

Co-branding

Esta estrategia de marketing consiste en la unión de dos o más marcas para construir en conjunto un nuevo servicio o producto. 

En otras palabras, es la alianza entre dos empresas para así promocionar algo nuevo con el objetivo de impulsar su rentabilidad y valor. Al tener cada marca su propio valor, es importante analizar con quién se hace esta unión, puesto que tiene que ser, como siempre, algo coherente y estratégico. ¿Qué representa? ¿Mismo target? ¿Qué transmite la otra marca? ¿Valores? De esta manera el co-branding obtendrá sus frutos y será un win to win.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply